'

January 13, 2010

Pibes chorros "golondrina": de La Cava a Villa Gesell

Los titulares de los diarios hace algunos días repasaban la historia de un joven que mató a un delincuente por defender a su madre en un robo. Todo ocurría en la ciudad balnearia de Villa Gesell.

Un delincuente ingresó a una vivienda ubicada sobre la avenida 2 y allí comenzó a golpear a la mujer que se encontraba durmiendo. El ladrón estaba “sacado”. La arquitecta estaba de vacaciones junto a su hijo. El “pibe chorro” le dio dos trompadas y un fuerte golpe en la cabeza. Los gritos despertaron al joven que dormía en la planta alta. El chico tomó un arma que había en la casa y disparó. Mató al ladrón y la historia terminó así. El joven estuvo detenido algunas horas pero lo que vivió no lo olvidara jamás.

 

Varios casos calcados: delincuentes jovenes y peligrosos

Hasta aquí los hechos tal cual fueron. Solo que la acción de este delincuente desnudó como operan y se mueven en el verano. Este delincuente vivía en La cava, una villa peligrosa ubicada en beccar en el Partido de San Isidro. Si bien se trata de una villa que fue urbanizada todavía concentra un importante impacto delictivo.

El ladrón había llegado a la costa hacía tan solo tres días. Esto confirma sospechas importantes: que el delito no se toma vacaciones y va rumbo a los centros de mayor concentración de gente.

 

Solo en los primeros diez días de iniciada la temporada hubo varias detenciones en Mar del Plata. Delincuentes peligrosos y otros que se dedicaban a los escruches, arrebatos o estafas. La mayoría de ellos tienen domicilios en el conurbano. Uno de los detenidos en la feliz tiene 35 años lo sorprendieron cuando estaba robando una casa con la modalidad “escruche” ( esperan a que sus moradores se vayan a la playa ). Lo atraparon y se comprobó que había llegado el 1 de enero de una villa en Lomas de Zamora.

 

 La experiencia siempre demuestra que los ladrones se acercan a los balnearios más selectos para robar. Así concretan este sueño de turismo “tumbero”. Tardes de playa y noches de robo. La policía prometió distintas tareas de inteligencia y hace algunas horas detuvo a una banda que no solo asaltaba casas de turistas, sino que además vendía droga en boliches de Villa Gesell y Pinamar. Los cuatros jóvenes detenidos estaban domiciliados en el barrio de Colegiales, se habían alojado en una cabaña a todo lujo. Desde allí planeaban cada atraco y la comercialización de drogas sintéticas . El verano recién comienza y todo ya dio muestras que la inseguridad se traslada del conurbano a la costa.

January 4, 2010

Peligro: como actúan los "dealers" de la costa

"Dealers" y "transas" que se instalan en la costa atlántica durante algunas semanas, venta de droga en las cercanías de los boliches, jóvenes, descontrol y peligro. Es que el consumo de sustancias aumenta año tras año en ciudades preparadas para el turismo. El verano pasado terminó con cifras que ya preocupaban, tanto que la cantidad de personas asistidas por consumo de alcohol y drogas aumentó un 70 % con respecto a 2008. A días de haber comenzado la temporada fuerte en que miles de jóvenes inundan las playas las autoridades están en alerta. En aquel momento las autoridades del Ministerio de Salud aseguraban que en total, se habían asistido 466 casos, en su mayoría por consumo de alcohol en exceso, 195 más que durante enero y la primera quincena de febrero del año 2008, De ese total el 74 por ciento de los casos correspondió al consumo excesivo de alcohol, además de alcohol mezclado con otras sustancias psicoactivas como psicofármacos, cocaína y marihuana". El relevamiento mostró que "el 62 por ciento de los pacientes asistidos tenía menos de 25 años. COMO ACTUAN LAS MAFIAS DE LA DROGA En realidad todo empieza con lugares típicos para ofrecer la droga: boliches, pubs y la playa. Muchos dueños de locales bailables tratan de cuidar su lugar y esto lleva a verdaderas guerras que se libran por preservar el ingreso de la droga a un local. A esto hay que sumar que ha ido cambiando las preferencias de este mercado de la muerte. La llegada de las drogas electrónicas, sobre en un público que llega a pagar hasta 70 pesos por una pastilla de éxtasis tiene un porqué. Un dato concreto marca las cifras ascendentes del mercado de drogas sintéticas: entre estudiantes secundarios creció 500% de 2001 a 2005. Si bien el trabajo de la Sedronar establece que los menores de entre 14 y 17 años que hoy usan éxtasis representan el 1,2% del total, la explosión de su consumo en apenas cinco años marca una alarmante tendencia. En la Argentina hay 2,7 millones de estudiantes comprendidos entre esas edades. Ese público es cautivo y pronto es captado por "Dealers" que atienden esas necesidades. Este público de buen poder adquisitivo paga sin problema cada pastilla y obtiene así una llave a la muerte. Durante estas semanas las autoridades prometen fuertes controles además de operativos y seguimientos. ¿Pero quién garantiza que todo esta tarea de prevención se cumpla ? ¿ Existe realmente un compromiso de inteligencia y seguimiento de estas bandas que mutan y van rumbo a la costa a imponerse como los dueños del negocio ? Lo veremos reflejado en las cifras que arrojaran los distintos operativos que vendran. Es de esperar que no lleguen tarde. Muchos jóvenes suman a todo este descontrol, alcohol y violencia. Un combo que puede ser fatal.